Desalia 2016

Desalia: Punta Cana de la mano de Ron Barceló.

Si hay un evento que espero con deseo durante todo el año, ese es Desalia. ¿Os imagináis que os invitan una semana con todo incluido a Punta Cana con un montón de gente joven a un festival de música con los djs más reconocidos del momento?

Pues sí, esto nos pasa a algunos afortunados, Ron Barceló organiza una semana a todo tren para sus mejores clientes y relaciones públicas de las discotecas más representativas de toda España. También hay gente que participa en un concurso y si salen ganadores consiguen el viaje con un acompañante.

Más de 1000 personas nos damos cita en Barajas llenando la terminal de sonrisas e impregnando el ambiente de esa emoción que recorre nuestro cuerpo sabiendo la “semanita” que nos espera. La programación semanal es de lo más completa, normalmente hay una fiesta un día sí un día no, así tienes tiempo de recuperar entre fiesta y fiesta. Durante estos años hemos ido a multitud de discotecas de la zona. Recuerdo Imagine, una discoteca en una cueva donde SuperMartxe montó un fiestón de esos que se quedan grabados en la memoria. El año pasado inauguraron Coco Bongo, la mítica discoteca de México que han llevado a Punta Cana. Espectáculo, luces, bailarines, performance y un sinfín de actuaciones que garantizan una noche de lo más singular. En cuanto a sonido y calidad de las mejores discotecas allí es Oro, está en el hotel Hard Rock y es el plan perfecto después de pasar por el casino y jugar unos cuantos dólares.

Este año hemos ido por primera vez a Pearl, un beach club espectacular, con varias piscinas y ambientazo al más puro estilo ibicenco. Antes de ir a cualquier discoteca, hacemos el previo en el Drink Point, sitio peculiar donde los haya, un supermercado en el que puedes comprar tu botella y bebértela en una de las mesas que tienen alrededor de una pista de baile donde no paran de sucederse divertidas anécdotas.

Varios personajes pululando y copas muy baratas hacen de este bar un imprescindible a visitar si quieres reírte un rato. Pero cuando hablamos de Punta Cana y sus discotecas, creo que todos estaremos de acuerdo en que Mangú es la más representativa. Ubicada en el hotel Occidental Grand Punta Cana, en el cual nos alojamos, son dos plantas de puro ambiente dominicano. En la planta de abajo hay más gente local y música dominicana, y en la planta de arriba solemos estar nosotros con las fiestas que organiza la marca. Una pena que este año la hayan cerrado en exclusividad para los clientes del hotel ya que ha perdido un poco la esencia de la que hacía gala. Pero no todo es fiesta en Desalia, excursiones a playas desiertas, rutas en quad, paseos a la orilla del mar disfrutando de playas infinitas. Charlas con amigos y no tan amigos, porque sí hay algo bueno en este viaje es que conoces a muchísima gente. Desconocidos que tras una semana de convivencia vas cogiendo cariño y, finalmente, muchos de ellos se acaban convirtiendo en amigos.

Ron Barceló Desalia

El sábado es el día que estamos esperando, es Desalia. Es hora de ponernos ropa blanca, resaltando el moreno después de casi una semana en esas playas paradisíacas. Los autobuses te dejan en un parking cercano, tienes que andar como 5 minutos hasta llegar a la playa donde se celebra este macro evento. Por fin llegamos a la entrada y un pasillo con estacas iluminadas te van guiando entre los árboles.

Un escenario de estructura grand support de 40 metros al frente de una playa virgen. Más de 150 m² de pantallas de led HD, 120.000w de iluminación robotizada, 3 cañones de láser multicolor, 70.000w de Meyer Sound System y 50 performances y bailarines que te adentran en un mundo de fantasía y color. Empieza el espectáculo, empiezan los Djs. Por ese escenario han pasado artistas de la talla de Erik Morillo o Calvin Harris. Recuerdo con especial nostalgia actuaciones como la de DJ Nano, el cierre de Luigii Nieto hace 3 años o el violín de Miguel Lara, sencillamente magníficas. Música, miles de personas de todo el mundo bailando bajo la luz de la estrellas y los destellos del escenario. Es habitual que llueva aunque sea un ratito, pero en realidad es parte de esta locura de festival. El personal de la marca reparte amablemente unos chubasqueros que ya son parte obligada del outfit desaliero. Ron Barceló y muchas ganas de amanecer bailando. Un abrazo, una sonrisa, muchas fotos y muchas ganas de vivir el momento.

Punta Cana

Después del festival nos queda un día más en Punta Cana, recuperando fuerzas para llegar a España con energías renovadas y con una sonrisa como protagonista.

Así es Desalia, un viaje para vivirlo, de esos que te marcan. Una locura caribeña que ya lleva nueve ediciones. Esperamos con muchas ganas la décima en el 2017 que sin duda nos sorprenderá.

Os iré informando cuando salgan las bases del concurso del año que viene para que podáis participar y formar parte de esta gran experiencia. Mientras aquí tenéis un video para que os vayáis haciendo una idea de la que os espera.

¿Me seguís en esta linda locura?

Nekal 😉

One Comment

Deja un comentario